Compartir en Facebook Compartir en Twitter Compartir via Email Más Opciones ...

Malroïn es en apariencia un grupo musical que esconde tras de sí una horrible historia: fue creado por una enigmática figura que actúa bajo el nombre de Señor de las Sombras, el cual recorrió las peores cárceles y hospitales psiquiátricos de la comarca para reunir a un grupo de cuatro dementes que trabajasen para él en sus maléficos propósitos...

Estos dementes son: Malom a la voz, Glentxa al bajo, Seph a la guitarra y Maquiavel a la batería, así comenzaron a asolar cualquier lugar por donde pasaban cumpliendo con todos los pronósticos de sangre y destrucción.
Carlos



Malroïn comenzó un aciago agosto del 2008 cuando un misterioso personaje, el Señor de las Sombras, se puso en contacto con Malom y Maquiavel encargándoles la misión de reclutar dos miembros más para formar la más abyecta de las bandas musicales que ha pisado este infame planeta, estos serian Glentxa y Seph.

Una vez reunidos los cuatro miembros, Malroïn comenzó a asolar la región con corrosivas orgías de sangre y destrucción en forma de conciertos. La primera de estas aberraciones sonoras se produjo en los alrededores de Pedreguer durante el Reostia Festival II, celebrado el 14 de agosto de 2008. Al parecer gran parte del público asistente murió o acabó gravemente herido, pero lo peor es que algunos jóvenes influenciables vieron en estos macabros personajes un modelo a seguir como vía para exteriorizar su personalidad antisocial y escapar de la rutinaria diaria y... ¡acabaron mostrando su apoyo a tan horrendas criaturas!

Después de esto continuaron cometiendo actuaciones por toda la zona arrasando por completo Pedreguer, Ondara y La Xara, en esta primera localidad establecieron, además, su primer, digamos, 'centro de operaciones'. En cada una de estas infames actuaciones aumentaban el número de muertes y el de lacayos que se unían a su corte, y lo peor de todo, es que, a pesar de las advertencias de mi compañero de profesión, que ya estaba por entonces al tanto de lo que estos personajes podían llegar a hacer, la gente continuaba acudiendo en masa a estos espectáculos, probablemente en busca de nuevas y trepidantes experiencias.

Pero en el círculo interno de Malroïn se fraguaba una titánica batalla por el liderazgo del grupo...


Malom

Hablar de Malom es, sin duda, hablar de satanismo. Desde la adolescencia ya mostró una clara simpatía hacia todo lo que tuviese que ver con ocultismo, demonología y anticristianismo. Anduvo en varias sectas y grupos religiosos que parecían coincidir con sus creencias, pero las abandonaba pronto percibiendo que tan solo se trataban de engañabobos e inocentes pasatiempos para crios.


El necesitaba algo más...

Así comenzó a desarrollar sus propias teorías basándose en doctrinas arcanas como la religión sumeria, diversos ritos vudú, el Black Metal escandinavo, el accionismo Vienés y demás perlas estético-culturales. Todo este entramado de filosofías y rituales tuvo su culmen cuando, con tan solo 18 años, asesinó a toda su familia como sacrificio a sus dioses y demonios para que le permitiesen formar parte de su corte.

Por lo visto no salió como él esperaba y fue detenido al día siguiente mientras huía a gran velocidad en un Renault 5. Cuando le detuvieron encontraron en el maletero del coche una escopeta, varias armas automáticas, 15 kilos de dinamita, 2 ouijas, varios crucifijos y un cargamento de bocatas de chorizo. Al parecer pretendía cruzar la frontera francesa y unirse a la legión extranjera.




Glentxa

Glentxa es un claro ejemplo de que el contexto educativo puede no influir para nada en el futuro desarrollo moral de las personas. Glentxa proviene de una familia acomodada de empresarios farmacéuticos testigos de Jehová. Como tal recibió una educación basada en el cristianismo y el amor a dios, no obstante a muy temprana edad se empezó a intuir su comportamiento antisocial.

A los 12 años ya había probado multitud de drogas y cometido varios delitos menores, además frecuentaba la peor gente del barrio: punkis, jebis, y demás calaña del asfalto.


A medida que fue creciendo aumento su curriculum de drogas y delitos. Durante su adolescencia estuvo enganchado a más cosas de las que podáis imaginar (esnifar peta-zetas, fumar vello púbico, inhalar salfuman...), fue en esta época que conoció a Wraith, también estuvo con él en un centro de menores del que se escaparon juntos. Durante esta etapa es difícil seguirle el rastro debido a que cambia continuamente de hogar, habiendo vivido en todas las grandes ciudades españolas como Madrid, Barcelona, Sevilla u Ondara.

Fue detenido varias veces por trafico de drogas (en realidad no traficaba, era todo para consumo propio) y vivía a base de pequeños robos y trabajos a media jornada en el Mc Donalds.




Seph

En Seph encontramos el miembro mas joven del grupo, pero no por ello el menos peligroso. Seph nació en el seno de una familia problemática. Su padre, un borracho misógino chapado a la antigua aunque probablemente homosexual reprimido, golpeaba a su madre yonqui todas las noches y ésta se desahogaba con su hijo. La vida social del pequeño no era mucho más agradable, siendo marginado contínuamente.


Todo esto le iba sumiendo en una espiral de soledad y resignación que no podía durar eternamente. Finalmente, Seph asesinó a sus padres y acabó recluido en un centro de menores. Ahí la situación no mejoró demasiado. Los tímidos intentos de Seph por socializarse acababan con desastrosas consecuencias, y su bipolaridad en acelerado desarrollo no ayudaba demasiado.

Después de varios desenlaces violentos hacia su persona e intentos de suicidio, Seph asesinó brutalmente a un alumno destrozándole la cabeza con una piedra. Después de esto, y con tan solo 18 años, fue encerrado en un centro psiquiátrico donde se alejó completamente del mundo y se dedicó únicamente a leer a Baudelaire y a Lord Dunsany hasta que lo encontraron los miembros de Malroïn.




Wraith (a.k.a: Maquiavel)

Wraith es un espécimen fornido, fuerte física y emocionalmente, seguro de si mismo y con una capacidad de liderazgo abrumadora, además de ser una persona independiente y con una gran capacidad de iniciativa.

Probablemente la necesidad fue la que hizo aflorar estas facultades, pues desde la más tierna infancia Wraith se crió en la calle, teniendo que ganarse la vida con los pocos recursos de los que disponía y sin ayuda de nadie. A pesar de esto, la calle se le dio muy bien y logro hacerse un hueco entre las bandas locales llegando a liderar una parte de la mafia de la zona.





A pesar de ser Maquiavel quien en un principio fue seleccionado como representante del Señor de las Sombras, el liderazgo y la maldad innata de Malom le hacían parecer a los ojos de su señor un candidato mas propicio para representarle.

Esto desembocó en una rivalidad que podía ser tangible incluso en sus grotescas actuaciones y, cuando se ven enfrentados dos personajes con una personalidad tan fuerte las consecuencias pueden ser nefastas. Entre los seguidores de Malroïn se formaron dos facciones cada una al servicio de uno de estos dos miembros.

Durante los conflictos que se desarrollaron a raíz de esto, Seph y Glentxa optaron por mantener una postura neutral y mantenerse al margen. Todo terminó cuando finalmente Malom asesinó a Maquiavel traicioneramente en un ritual. Por supuesto un ser tan poderoso no podía desaparecer tan fácilmente, y su esencia se conservó en el cosmos. Poco después, ya con Malom con el control de Malroïn se realizó un ritual para devolver a Maquiavel su forma física, aunque ya siempre con una parte de el espectral.

Desde entonces se hizo llamar Wraith.